Sacha Llorenti rechaza injerencia de EEUU en el proceso democrático nicaragüense

El secretario Ejecutivo de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América — Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), Sacha Llorenti, rechazó este lunes la estrategia injerencista del gobierno de los Estados Unidos contra el gobierno legítimo y constitucional de Nicaragua, luego de las recientes sanciones contra funcionarios nicaraguenses y familiares del presidente Daniel Ortega.

La lista de sancionados emitida por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) incluye a Camila Ortega Murillo, hija del presidente nicaragüense, quien coordina la Comisión de Economía Creativa. Además, aparecen Leonardo Reyes, presidente del Banco Central de Nicaragua; Edwin Castro, diputado de la Asamblea Nacional; y Julio Rodríguez, general del ejército y director del Instituto de Bienestar Social Militar.

Para el secretario Llorenti estas acciones, emanadas desde el Departamento del Tesoro, forman parte del guion elaborado por el imperio estadounidense para atentar contra los pueblos que han decidido ser libres y que se encaminan al fortalecimiento de la unidad latinoamericana.

Sus declaraciones fueron emitidas durante una entrevista con el Canal 4 de Nicaragua, en la que hizo referencia a que los objetivos de Estados Unidos sobre la región siguen la dinámica de apropiación de los recursos naturales, la obtención de mano de obra barata, el control de zonas de comercio estratégicas y el control geopolítico del territorio.

Precisó que una de las acciones más comunes es el escarnio de los pueblos. “Esa es la practica común en los imperios a lo largo de la historia; por eso nuestra lucha es antiimperialista, porque está basada en principios; hay que dejar de ser ingenuos, saber qué intereses hay detrás de estas medidas; no nos pueden hablar de democracia si ellos mismos violan el derecho internacional”, sentenció.

En tal sentido, recordó que la unidad de Latinoamérica y El Caribe es esencial para romper con estas estrategias golpistas e injerencistas. Todo esto es posible gracias a organismos subregionales como el ALBA-TCP, el cual está fundamentado en principios como la solidaridad entre los pueblos.

“Estos países que ahora están reunidos en el ALBA están escribiendo una de las páginas mas gloriosas de la historia de América Latina y El Caribe (…) No nos perdonan este desenfrenado amor por la libertad, la independencia y la soberanía”, dijo el Secretario Ejecutivo.

Recordó que una clara expresión de la solidaridad del ALBA se encuentra en las acciones tomadas en medio de la pandemia. Citó como ejemplo la construcción del Banco de Vacunas, el Fondo de ayuda para la agricultura familiar y el envío de oxígeno a otras naciones. “El ALBA es una familia, con una posición absolutamente clara sobre cómo debería ser el mundo,” afirmó.

Por ende, aseguró que “cuando la derecha pierde habla de fraude; pasó en Bolivia, está pasando en Perú y utilizó el mismo guion Donald Trump; les interesa la democracia como discurso para imponer sus agendas, para imponer sus intereses. Tenemos que estar muy alertas, no debemos ser ingenuos, la ingenuidad cobra caro. La derecha no tiene patria y esa es la gran diferencia entre nosotros y ellos.”

El próximo 7 de noviembre el pueblo nicaragüense participará en las elecciones generales donde serán electos el presidente o presidenta de la nación centroamericana, 90 diputados de la Asamblea Nacional y 20 diputados al Parlamento Centroamericano.